El adolescente que rechazó 8 millones de dólares por una web sobre el COVID crea ahora un 'Airbnb para refugiados' ucranianos

El adolescente que rechazó 8 millones de dólares por una web sobre el COVID crea ahora un 'Airbnb para refugiados' ucranianos
4 Comentarios

Hace dos años te contamos la historia de Avi Schiffmann y su plataforma web de seguimiento de casos de COVID, un proyecto por el que el joven —aún menor de edad— había rechazado una oferta de 8 millones de dólares:

"Sólo tengo 17 años, no necesito 8 millones de dólares...no quiero ser un especulador. La gente cree que me arrepentiré de esa decisión, pero planeo hacer muchas cosas en el futuro".

Después de eso (y de ganar un Premio a la Persona del Año en los premios Weeby), Schiffmann se implicó en algunos proyectos web de activismo e información electoral, y empezó la carrera en la Universidad de Harvard.

Y entonces, llegó el conflicto entre Rusia y Ucrania, y tras asistir a una manifestación en San Diego, Schiffmann que quedó una noche pensando en lugar de dormir: "No podía dejar de pensar en qué podía hacer para ayudar. Quería hacer algo que tuviera un impacto instantáneo".

"Todo lo que sé sobre programación lo aprendí de la web: en YouTube, hay tutoriales de desarrollo web que pueden enseñarte casi todo lo que necesitas saber. […] Puedes cambiar el mundo sin salir de tu dormitorio", afirmaba Schiffmann hace más de un año

Ukraine Take Shelter

De modo que decidió crear una plataforma online para los refugiados ucranianos que necesitaban un sitio para quedarse a vivir en otros países, "un sitio web para hacer coincidir a los refugiados ucranianos con los anfitriones en los países vecinos".

Así que 'reclutó' a un compañero de Harvard, Marco Burstein, para programar la web, y se puso a buscar en Twitter a hablantes de ucraniano, ruso, polaco, checo y rumano para que le ayudasen a traducir el resultado.

Sólo tres días más tarde, el 3 de marzo, Schiffmann y Burstein lanzaban Ukraine Take Shelter, una web disponible en 12 idiomas (traducción automática incluida) donde los refugiados ucranianos que huyen de la guerra podían encontrar rápidamente gente dispuesta a cederles habitaciones y viviendas libres:

"Si alguien tiene un sofá disponible, puede apoyar a un refugiado. Y si tiene una casa entera, puede ponerla en el sitio y mantener a toda una familia. Lo que hemos hecho es lanzar una versión súper rápida y aligerada de Airbnb".

Estos potenciales anfitriones deben aportar, a la hora de inscribirse, datos como dónde viven, cuántas personas pueden alojar, qué idiomas hablan y si pueden ayudar con el transporte.

Los refugiados, por el contrario, no necesitan inscribirse: sólo indicar dónde se encuentran (está pensado para ser usado una vez que estén a salvo fuera de Ucrania) y los resultados de la búsqueda les indicarán las opciones de alojamiento más cercanas, junto con información de contacto.

En esta primera semana, miles de anfitriones potenciales se han dado ya de alta en Ukraine Take Shelter, la mayoría en países de Europa del Este y Central, pero también en otros más lejanos, como Israel, EE. UU.… o España: buscando alojamientos cercanos a Salamanca, por ejemplo, el sitio web nos mostró alrededor de un centenar de alojamientos, y eso sólo en el noroeste peninsular.

Ucrania

"La cantidad de nuevos anfitriones que recibimos todos los días es alucinante, y estamos viendo resultados inmediatos en cómo el sitio web está marcando la diferencia".

Pero vieron si eso no bastaba para convencerse de la utilidad de lo que habían creado, descubrieron algo que les convenció de ello:

"Nos dimos cuenta de que los sitios web ya existentes de ayuda a los refugiados, administrados por los gobiernos, eran confusos y estaban llenos de jerga complicada".

"Envías algo a una caja negra y solo esperas que alguien lo lea y te ayude. [Pero] alguien que huye de las explosiones y los disparos está bajo estrés y necesita algo que sea más sencillo y fácil de usar".

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio