De calentar la silla en la oficina a responder mensajes compulsivamente: el teletrabajo se ancla en los hábitos del presentismo

De calentar la silla en la oficina a responder mensajes compulsivamente: el teletrabajo se ancla en los hábitos del presentismo
1 Comentario

La adopción del trabajo a distancia, que se ha impulsado en los dos últimos años a causa de una pandemia que nos mostró que era posible, tiene diferentes ventajas como más flexibilidad para los trabajadores. Un nuevo estudio hecho por Qatalog y GitLab nos muestra datos muy curiosos: hay viejos hábitos de la oficina (que no eran muy positivos) que se están adoptando en el teletrabajo.

Una de las conclusiones más interesantes es que las desigualdades en las jerarquías de las empresas, unidas a todas las herramientas de trabajo a distancia, están creando una "cultura omnipresente de presentismo digital". Hemos pasado del presentismo de oficina a la obligación de mostrarse presente online. Y dicen los expertos que eso perjudica la productividad y lleva al personal a trabajar más horas.

Más de la mitad tienen presión por aparecer en línea

Luke Peters B6jinerwmz0 Unsplash

La encuesta realizada a 2.000 trabajadores reveló que el 54% se siente presionado para aparecer en línea y visible (de cara a sus empleadores y a otros trabajadores) mientras trabaja a distancia. Como el trabajo ya no se realiza íntegramente en la oficina, los empleados toman medidas adicionales para asegurarse de que su trabajo sea reconocido, según la encuesta, lo que a menudo significa responder arbitrariamente a correos electrónicos y mensajes, asistir a reuniones adicionales y añadir comentarios y respuestas a los documentos de trabajo compartidos.

Esa ansia de querer demostrar cuánto trabajan lleva a muchas personas a trabajar horas extra. Por término medio, los trabajadores que han formado parte de este estudio afirman que dedican 67 minutos adicionales cada día (además de su horario de trabajo habitual) a asegurarse de que están visiblemente conectados en el trabajo, lo que equivale a más de 5,5 horas cada semana.

"Esta cultura del presentismo probablemente viene de arriba", concluye el informe, ya que el 63% de los trabajadores opina que la dirección y los altos cargos de su organización "prefieren una cultura tradicional con empleados en la oficina". Además, el 54% afirmó que sus compañeros están anclados en viejos hábitos de presentismo y entonces ellos se sienten obligados a quedarse más horas frente a sus PC.

La productividad vs el presentismo

Annie Spratt G9kfpafq5bc Unsplash 1

Esto, de hecho, contrasta con otra cifra: una enorme mayoría de personas (81%) afirma que son "más productivas y crean resultados de mayor calidad cuando tienen más flexibilidad sobre el momento de trabajar". Por tanto, la exigencia de ese presentismo sería contraproducente. Además, la mayoría, a pesar de estar a distancia, tienen horarios de oficina típicos de 9 a 5.

Hay que recordar que, como ya hemos publicado desde Genbeta, cada vez hay más empresas que desconfían de sus teletrabajadores y vigilan todo lo que hacen en su PC y, de hecho, os contamos el caso de la persona que fue despedida por descansar mucho y la Justicia lo ha avalado. La empresa lo sabía porque tenía su teléfono controlado.

A colación de estos datos, Tariq Rauf, fundador y director general de Qatalog, considera que mientras la pandemia nos dio una oportunidad única para remodelar nuestra vida laboral y dejar de lado los vestigios que aprendimos en la época de las oficinas, "está claro que estamos repitiendo los mismos errores. Los trabajadores están desesperados por evitar la sospecha de que no están trabajando lo suficiente, y vuelven a caer en los mismos hábitos de presentismo, adaptados al lugar de trabajo digital. Los costes son enormes, ya que se traducen en empleados insatisfechos y agotados y en una pérdida de productividad".

Muchas notificaciones de muchas apps

Otro aspecto interesante de esta encuesta muestra que los trabajadores se enfrentan a un aluvión de notificaciones: en promedio reciben ahora notificaciones de seis aplicaciones diferentes, y casi tres cuartas partes (73%) dijeron que responden a estas notificaciones fuera de su horario de trabajo.

Y, de hecho, una forma de mostrar que están trabajando, es interactuar a través de mensajes y notificaciones. Por ejemplo, la mayoría lo hace enviando o respondiendo a correos electrónicos o enviando o responder a mensajes en aplicaciones de mensajería. La mitad dice unirse a las videollamadas del equipo aunque no sea necesario. Otras formas de mostrarse activos es añadiendo o respoondiendo comentarios en documentos compartidos; actualizando herramientas de gestión de tareas compartidas; o enviando reacciones emoji/GIF en aplicaciones de mensajería.

Temas
Inicio