Publicidad

Reino Unido busca atajar legalmente las 'fotopenes' no solicitadas como ya hizo con el 'upskirting'

Reino Unido busca atajar legalmente las 'fotopenes' no solicitadas como ya hizo con el 'upskirting'
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Una de las formas más frecuente de ciberacoso sexual son las fotopenes o fotopollas. Hablamos, por lo general, de hombres que envían imágenes de sus genitales a mujeres que no las han solicitado. Según una investigación, en Reino Unido el 41 % de las mujeres entre 18 y 36 años ha recibido imágenes sexuales no solicitadas. Y el Gobierno británico quiere atajar el problema.

El Ministerio del Interior del país, después de presentar su informe Violence Against Women and Girls (VAWG), ha anunciado que está actualizando su estrategia para poner fin a la violencia contras las mujeres y ha adquirido una decena de compromisos para conseguirlo según han explicado sus responsables.

El 41 % de las mujeres entre 18 y 36 años ha recibido imágenes sexuales no solicitadas en Reino Unido

Uno de los compromisos de esta estrategia, respaldada con una inversión de más de 100 millones de libras esterlinas a emplear durante los próximos cinco años, es evaluar el fenómeno de las llamadas fotopenes o fotopollas y considerar próximos pasos a seguir.

"Una forma de acoso sexual"

Telephone 586268 1280

Descritas como "una forma de acoso sexual en la que las personas envían imágenes sexuales explícitas sin el consentimiento de quienes las reciben, incluso mediante el intercambio de archivos en transporte público con extraños", las autoridades manifiestan que tienen un notable interés, tal y como recoge Cosmopolitan UK, en "considerar esta cuestión con más detenimiento y desarrollar una respuesta adecuada".

No en vano, a principio de este año el llamado upskirting, la práctica consistente en tomar fotografías no autorizadas por debajo de la falda, el vestido o la ropa de una persona, se convirtió en una práctica ilegal específicamente castigada con hasta dos años de cárcel en el Reino Unido.

Legislaciones como la española contemplan el delito de exhibicionismo y provocación sexual si se produce en el espacio público ante menores o cierto tipo de personas con discapacidad

Las intenciones manifestadas por las autoridades británicas no necesariamente implican penas de prisión por el envío de imágenes sexuales no solicitadas.

No obstante, las intenciones son claras: poner fin a este tipo de conductas. Un objetivo que podría materializarse, como mínimo, con una persecución mediante sanciones u otro tipo de acciones correctivas con las que castigar un tipo de acoso no contemplado de forma específica en la legislación como sí lo puede estar el delito de exhibicionismo y provocación sexual en la calle en países como España.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir