Compartir
Publicidad
Publicidad

Twitter trata de lavar su imagen con 636.248 cuentas expulsadas en 2016, pero aún no es suficiente

Twitter trata de lavar su imagen con 636.248 cuentas expulsadas en 2016, pero aún no es suficiente
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Twitter se ha cansado de que todos lo vean como un nido de maleantes, y está redoblando sus esfuerzos para tratar de dejar de serlo. La red social publicó ayer su informe de transparencia, y en él podemos ver que durante el último año han expulsado un total de 636,248 usuarios por mostrar y promover el extremismo violento.

376.890 de esas expulsiones tuvieron lugar durante la segunda mitad del 2016, y fue el equipo interno de la red social el que se encargó de realizar el 74% del total. El resto de expulsiones fueron debidas a los reportes de los propios usuarios, demostrando que estos siguen suponiendo una minoría en la estrategia de Twitter de controlar su contenido.

Comparando los números con los del año pasado vemos que Twitter está incrementando sus esfuerzos por controlar los comentarios de la gente, ya que mientras en la primera mitad del 2016 tuvieron una media de 63.000 expulsiones por mes por contenido extremista, en el mismo periodo del año anterior los expulsados fueron sólo 24.000.

Twitter dice tener 313 millones de usuarios por lo que estas cifras que maneja siguen siendo bastante insignificantes, y desde luego la imagen de duros la están dando sólo con uno de los problemas más mediáticos que tienen. De hecho, es esta mala reputación la que podría haber provocado que Twitter no consiguiera comprador cuando trató de venderse el año pasado.

Es una situación más compleja de lo que parece, puesto que tratar de poner orden en lo que se dice conservando la libertad de expresión puede ser algo contradictorio y difícil de medir. En cualquier caso es un reto vital para las aspiraciones de Twitter, porque su actual mala reputación es insostenible a largo plazo a la hora de tratar con inversores o posibles compradores..

Sigue sin ser suficiente

Aún así, los esfuerzos de Twitter siguen sin ser suficientes. No sólo por el pequeño porcentaje de usuarios al que están afectando las expulsiones, sino porque muchos de estos abusos tienen un tinte político difícil de combatir. Por ejemplo, la CNN denunció el año pasado que 2,6 millones de tuits antisemitas fueron enviados a periodistas que criticaron a Trump, y ahí es difícil meterse.

Además, está el hecho de que Twitter tiene muchos más trolls que tocan muchos otros palos, y que parece difícil que sin tomar medidas más drásticas la red social vaya a conseguir controlarlos. Habrá que ver qué nuevas medidas toma durante este año para cambiar la situación, y si consigue que los reportes de la comunidad se conviertan en un pilar más importante a la hora de autogestionarse.

Vía | Softpedia y Twitter
Imagen | Giorgio Minguzzi
En Genbeta | Tu cuenta anónima en Twitter no lo es tanto: cómo el FBI identifica a los usuarios investigándolas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos