Compartir
Publicidad
Publicidad
Instagram apunta a ser el Frankenstein de las redes sociales
A fondo

Instagram apunta a ser el Frankenstein de las redes sociales

Publicidad
Publicidad

Parece que fue ayer cuando desde Instagram se anunciaba la llegada de Stories, su propio sistema de fotos y vídeos efímeros copiado directamente de Snapchat. El CEO de Instagram no tuvo reparos en reconocerlo. Incluso dijo que "no se trata de quien inventó algo. Esto se trata de un formato, y cómo lo llevas a una red y pones tu propio sello en él".

Justamente hoy sabíamos que ahora traerá los tableros de Pinterest a su lista de funcionalidades, lo que, si ocurre lo mismo que con Snapchat, podría dejar muy tocada también a esta red social. Teniedo esto en cuenta, pensemos en que antes Instagram tenía una entidad propia, y ahora parece que se va a convertir en un monstruo hecho de partes de otras redes sociales.

Además, ahora mismo Instagram es imparable, tal y como demuestran sus últimas cifras en cuanto a millones de usuarios de Instagram Direct. Además, está derrotando a Stories de Snapchat en su propio formato. Y todo ello añadiéndose pedazos de otros a sí mismo.

Instagram prácticamente ha clonado a Snapchat

Esto no debería ser una sorpresa para nadie. Hace ya tiempo que se viene oyendo hablar de la "snapchatización" de Instagram, que comenzó con la presentación de Stories. Todo aquello comenzó con la compra fallida de Snapchat por parte de Instagram.

¿Y cómo pudo ser que, si Stories era una receta original de Snapchat, triunfase de la mano de Instagram? Siendo claros y directos, porque la interfaz de la app de mensajería efímera no era nada intuitiva, con lo que muchos usuarios no la usaban. En cambio, Instagram la presenta nada más abrir la aplicación, al alcance de cualquiera.

El ataque a Snapchat por este frente continuó. Se colocó Stories en la sección "Explorar", e Instagram como red social llegó a la nada despreciable cifra de 600 millones de usuarios en plena guerra contra Snapchat. Y todo ello sin dejar de mejorar Stories día a día.

Teniendo en cuenta que Facebook es propietaria de Instagram, era lógico que estas funciones llegasen también a otros productos de la compañía. Primero le tocó el turno a la aplicación de Facebook y después a WhatsApp. El asunto se volvió tan dantesco que nos llegamos a preguntar si había alguna diferencia entre las aplicaciones.

Y sin embargo, Stories no ha sido lo único que ha copiado Instagram a Snapchat. Ahora ya también ha atacado a la mensajería efímera, permitiendo que en Instagram Direct se puedan responder con fotos y vídeos a los mensajes de nuestros amigos. Este golpe directo al núcleo fundacional de la app del fantasma parece decir "todo lo que tú haces puedo hacerlo mejor, y voy a borrarte del mapa".

Por su parte, Snapchat intenta seguir batallando. Lo tienen muy complicado, sobre todo si tenemos en cuenta que desde la llegada de Stories a Instagram ha crecido un 82% menos. La empresa se planteó en su momento una salida a bolsa como posible salvación, y aunque efectivamente se produjo es difícil que llegue a inquietar a Instagram o a su compañía madre.

Y ahora, a por Pinterest

pinstagram Comparativa de vistas entre los tableros de Pinterest (izquierda) y las colecciones de Instagram (derecha)

Tal y como publicaban en Xataka Móvil, Instagram va a función nueva por mes, todo ello adaptado desde el ecosistema de Snapchat. ¿Y ahora? Pues, siguiendo con la comparación que haciamos antes, para que el monstruo siga creciendo necesita más partes que acoplarse. Y le ha tocado el turno a Pinterest.

Para quienes no sepan a qué nos referimos o desconozcan esta red social, podemos definir Pinterest como una plataforma para compartir imágenes que permite a los usuarios crear y administrar, en tableros personales temáticos, colecciones de imágenes como eventos, intereses, hobbies y mucho más.

Ya tendríamos que haber visto algún indicio de esto cuando, el pasado mes de diciembre, Instagram añadía la posibilidad de guardar las fotos de otros usuarios a través de un icono en forma de marcapáginas que aparece en cada imagen. En un principio esto pasó más desapercibido, pero ahora que sabemos que quiere replicar las funciones de Pinterest tiene todo el sentido del mundo.

Es justamente en esa pestaña donde podremos organizar las fotos en "colecciones" (se ve que llamarles "tableros" cantaba demasiado). Y decimos "podremos", en futuro, porque la funcionalidad para editar los tableros dichas colecciones y ponerles nombres personalizados todavía no ha llegado a los usuarios. Sin embargo, todo parece indicar que se trata de una mera cuestión de tiempo.

Es más, cuando se observan fotos comparativas de ambas funciones, como la que preside estas líneas, es imposible no fijarse en las muchas semejanzas que comparten.

Más que Frankenstein, Instagram es un golem

golem Imagen: Enrico

Para ilustrar mejor lo que intento decir, permitid que me ponga un poco literario. Vamos allá: el tristemente fallecido escritor británico Terry Pratchett publicó un libro llamado Pies de barro, en el que unos golems creaban a uno nuevo con trozos de sí mismos. En el universo creado por este autor, los golems se mueven mediante un escrito conocido como "chem" que va dentro de sus cabezas y, en pocas palabras, es lo que les da "vida".

El golem de aquel libro se volvía loco por una sencilla razón: sus "padres" habían depositado sus esperanzas y sus miedos en el chem del "hijo". En palabras del autor, la criatura no sabía quién era. A Instagram le pasa algo parecido. La aplicación no está ni mucho menos loca (en todo caso, diría que es muy rentable), pero es un amasijo de cosas reunidas bajo un mismo paraguas: sigue siendo una red social de fotografía, pero también permite enviar mensajes efímeros. Además, deja al usuario responder a esos mensajes con fotos y vídeos efímeros, y ahora incluso se podrán guardar colecciones de imágenes.

Antes Instagram tenía una entidad propia. Puede que no fuese la entidad más bonita ni vistosa del mundo, pero era la suya. Calaba entre los usuarios, tenía su público. Y desde que Facebook la compró y empezó a transformarla parece haber volcado todos sus deseos en ella, como el golem del que hablaba antes. Quieren que sirva para muchas cosas, y quizá estén perdiendo un poco el norte por eso.

Creo que lo dije ya cuando hablé del posible efecto de WhatsApp Status, y lo voy a repetir aquí: Facebook quiere ser la página central de Internet, y para ello piensa exprimir las aplicaciones que tiene bajo el ala (tanto las propias, como las compradas) todo lo que pueda. Instagram, por supuesto, no es una excepción.

El problema, como ya dije algo más arriba, es que han querido que Instagram sea tantas cosas que ahora nadie parece tener muy claro qué es exactamente. Y lo que está claro es que es más que una simple red social de fotografía, pero definir con precisión cuál es su papel dentro del ecosistema móvil... eso quizá requiera otro tipo de análisis.

En Genbeta | Así funciona Stories, el Snapchat de Instagram, y así puedes utilizarlo en tu PC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos